We did it!

¡Y llegamos a nuestra meta! Todo un año de esfuerzo, de trabajo y del que parecía un camino muy largo… y lo conseguimos. Llegamos, y lo hicimos. Y lo vivimos. Y lo disfrutamos.

Después de 365 días con la ilusión y nuestra mirada puesta en algo que parecía muy lejos, la JMJ 2016 en Cracovia, ahora hemos vuelto, y hemos vuelto para contarlo.

10 días llenos de aventura, 10 intensos días llenos de Comunidad, de amistad, de amor, de incertidumbre en muchos casos, y sobre todo de Ti. Llegamos tal que un 23 de Julio en una flota (y no es broma) de aviones, con las pilas bien cargadas, la mochila llena de sueños y el corazón lleno de ilusiones. Y con todo y con ello, jamás imaginaríamos lo que estaba por ocurrir.

A tan sólo tres días de nuestro periplo cracoviano, nos atrevimos a “insinuarnos”. ¿Podríamos tocar en el escenario montado en Bochnia, ciudad donde nos hospedábamos todos los españoles en Cracovia? Y nuestra respuesta fue clara: Adelante.

Y tocamos, tocamos un 26 de Julio a las 23.00h, delante de muchísimas personas de todas nacionalidades y en un escenario que imponía más de lo que imaginábamos.

No sería nada profesional, no pudimos ensayar, no llevábamos instrumentos propios… Pero cómo lo pasamos. Ninguno se lo creía hasta que nos vimos ahí subidos. Embriagados de emoción, nos subimos toda la Comunidad, cantamos las canciones que nos han acompañado en este año de increíbles emociones, recordamos momentos, y sobre todo, nos unimos. Nos unimos a una, nos unimos los 35 y nos unimos con y para el Señor. 

Todo un año de esfuerzo, para ponerlo todo en la JMJ nuestra primera meta, y más aún, en un escenario de Cracovia. 

La JMJ no pudo empezar mejor, y terminó con un avión de 35 jóvenes llenos de aventuras que contar, de esperanza y del corazón lleno y renovado. (Y de un avión también, de 18 horas de escala en Atenas, por si todavía no habíamos experimentado el dormir menos de 5 horas cada día)

En definitiva, ha sido una experiencia, que de seguro no podremos olvidar. Dura, muy dura, física y en ocasiones mentalmente, pero repleta de recompensas, de personas que se conocen más, de una Comunidad de jóvenes que es un sólo cuerpo, de un reconocer y reconocerse, de un descubrir que el mundo está lleno, LLENO de gente que vive por algo -y en concreto por ESE Alguien-, por una persona que cambió el mundo; gente que QUIERE cambiar el mundo, de jóvenes que “no están prejubilados”, de personas que estamos cargados de un amor, un amor que no da el mundo, y que sin embargo llena plenamente de alegría y de felicidad, de personas que se entienden sin necesidad de un idioma.

Una experiencia de sacrificio, de estar por el otro, la mezcla más variopinta de culturas y de almas, -incluso en nuestro propio grupo-.

De conocimiento, de saber un poquito más qué opina el otro, cómo siente y qué quiere en su vida, y de uno mismo, y sobre todo, de saber, que da igual lo que ocurra en la vida, que queremos vivir esto y que queremos compartir la vida como lo hemos venido haciendo hasta ahora.

Gracias a todos por este magnífico año que el grupo de jóvenes de Virgen de la Fuensanta hemos llevado a cabo. Empezamos con una idea “vaga” de lo que podríamos hacer, una idea que seguramente sólo nos llevaría 3 o 4 semanas realizarla, y que después, tendríamos todo el tiempo para nosotros.

Y ha resultado ser un trabajo en equipo que nos ha llevado quitarnos de nuestro tiempo para dárselo a Él, descubrirnos y sorprendernos a nosotros mismos que como escribía una vez Lewis Carroll, “estoy seguro que a Dios no le gusta ver únicamente figuras arrodilladas y escuchar plegarias, sino ver brincar también a las ovejas a la luz del sol y escuchar las alegres voces de los niños mientras se revuelcan en el heno. Seguramente la risa inocente es tan dulce a sus oídos como la más excelsa antífona surgida de la media luz religiosa de alguna solemne catedral”. 

Y así lo hemos hecho con One Way, demostrar -y sobre todo demostrarnos- que la fe renovada es posible y que está en nuestras manos. Gracias por todo este año de ilusión compartida, de amor puesto al servicio de la fe, de tiempo al servicio del Señor, y de hacernos disfrutar tanto de lo que tenemos, de la inmensa gracia que se nos ha regalado por ser parte de una Comunidad, que ya no es sólo eso, sino también, FAMILIA.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s